En 1984, Jacques Konckier adquiere la licencia de los perfumes Ted Lapidus y lanza Création, la primera de una serie de creaciones perfumadas con una auténtica firma olfativa y siempre fieles a los valores de una marca con una identidad sólida, basada sobre cuatro valores fundadores: sensualidad, simplicidad, calidad y naturalidad. Lapidus encuentra su origen en la palabra latina Lapis que significa piedra. Es la razón por la cual está siempre presente este elemento natural en las creaciones Ted Lapidus. La marca Ted Lapidus comprende 15 líneas de perfumes, entre los cuales algunos clásicos como Ted Lapidus pour Homme siguen siendo líderes en varios países. Hoy en día, los perfumes Ted Lapidus están presentes en 8 000 puntos de venta en el mundo, entre los cuales cerca de 4 000 en América latina que es uno de los mercados principales de la marca.